La delicada vida de un pez: cuidados y posibles accidentes

¿Cuál es la diferencia de un pez con la mayoría de mascotas? Parece ser que a simple vista, no tiene como expresarte de manera específica lo que necesita, y aunque con el tiempo terminas conociendo muy bien a tu pez, estos son algunos consejos para cuidar tu tesoro marino y evitar que su vida termine por un descuido.

Sigue de cerca su rutina:

Ellos te irán conociendo y te buscarán cada día para que lo alimentes, así que trata de conservar el mismo horario para darle comida, con el fin que poco a poco adquieran la confianza necesaria y su pecera se convierta en su hogar. Supervisa  de cerca su respiración revisando sus branquias, esto te dará cuenta si hay señales de alarma.

¿Es de agua dulce o salada? Decide si los quieres de agua fría dulce o tropicales. Si eres principiante, es preferible que elijas peces de agua fría dulce por dos motivos: los de agua salada necesitan un mantenimiento más complejo y la sal puede ser un problema porque puede corroer el metal y es conductiva de la electricidad, por lo que hay que tener mucho más cuidado. Por su parte los peces de agua fría dulce son más resistentes que otros en cautividad, y sobrevivirán a los previsibles errores que puedas cometer al principio.

Cuidado con la pecera:

Hay varios peligros para los peces dentro su propia casa, desde los recovecos de castillos y plantas de adorno hasta ventiladores y filtro. Asegúrate que tus peces reconozcan el espacio e identifica sus posibles escondites, así sabrás dónde buscarlos en caso que algún día no lo veas.

El agua:

Hay que tomarse en serio la tarea de renovar el agua de manera frecuente. Así mismo, la temperatura del agua también es muy importante. De hecho, es fundamental para que tus peces puedan vivir. No se puede establecer una temperatura concreta, ya que depende de cada raza, pero aproximadamente entre 23 y 25 grados centígrados es lo ideal. Con un termómetro de agua podrás controlar fácilmente la temperatura.

Filtro:

Interno, externo, rendimiento, caudal de la bomba y muchas más especificaciones serían necesarias para conocer y determinar la opción ideal para los tipos de peces que tengas y su pecera, así que busca una lugar especializado donde adquieras los elementos necesarios para que tus peces se sientan felices. Recuerda cambiarlo cada mes o según sea indicado.

Cada pez es una historia diferente:

Aprende de su especie y busca foros donde otras personas cuenten sus experiencias con el fin de estar preparada para que los años de tu pez sean prolongados.

¿Los peces saltan?

La respuesta es si. Identifica si tu pez es saltarín y así mismo toma medidas como tapar la pecera para evitar que escape de la misma. También cuida mucho el lugar temporal en que vayas a alojarlo cuando limpies la pecera, ya que pueden entrar en pánico si su rutina y espacio habitual cambian de manera inesperada.

Tips prácticos:

  • Si es la primera vez que tienes peces, primero haz un filtrado del agua

-previamente desclorada- del acuario durante 24 horas. Después añade los peces poco a poco, incluso en varios días. Si introduces muchos de una vez, puedes recargar el sistema de filtrado.

  • No estreses a los peces. Esto quiere decir no tocarlos, no poner la mano sobre los cristales de forma brusca o dar golpes en ellos, o incluso hacer movimientos bruscos al lado del acuario.
  • Nunca uses detergentes o jabones para limpiar los elementos del acuario como el filtro, etc. Son letales para los peces.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe más consejos como estos para que disfrutes aún más la experiencia de compartir tu vida con un peludito de cuatro patas.