¿Tiene tu mascota hambre insaciable?

Generalmente las mascotas piden comida varias veces al día, pero el hábito de alimentarlos enciertas horas del día se construye de a poco, con constancia y disciplina, no solo calmando su hambre insaciable. Te compartimos algunos consejos prácticos para hacer esta tarea más fácil cada día.

1. Evita alimentar a tu peludito a deshoras de su comida. Prográmala en un horario fijo regular durante el día.

2. Incrementa el número de paseos diarios para ayudar a que su digestión y quema de calorías corresponda con su ingesta. El número de salidas es proporcional a las veces que come.

3. Suministra la cantidad diaria de alimento recetada por su veterinario, o puedes empezar por darle tres proporciones iguales por día bajo un horario fijo.

BONUS: Para complementar lo anterior y ayudar a controlar el apetito de tu mascota, los expertos agregan: adquiere un tazón de fuente de alimentación lenta, a fin de asegurar que coma un poco más despacio, esto le ayudará a digerir mejor sus alimentos.

Casos especiales*

Hay algunas situaciones en las que a tu peludito se le puede incrementar la cantidad de comida, aunque siempre este tipo de decisiones deben ser supervisadas por tu veterinario.

  1. Perros activos: Si tu perro es muy activo y realiza ejercicio a diario, con total seguridad su apetito aumentará y necesitará comer más de lo habitual.
  1. Embarazo y cachorros: Una perrita en estado de embarazo o que está amamantando también necesitará más alimento del que consume normalmente. Lo mismo sucede con los cachorros de entre 8 y 12 meses, su apetito se dispara en pleno crecimiento ya que su cuerpo les demanda más alimento.

¿Trastornos alimenticios?

Se entiende que un perro sufre trastornos alimentarios si come cosas raras, come en exceso o en defecto, o bebe más o menos agua de lo normal. Algunos de estos trastornos pueden ser un síntoma de enfermedad sistémica complicada, y otros pueden ser peligrosos para la vida del animal. Mantente alerta si tu mascota presenta indicios de estos malestares:

– Ansiedad o trastornos de comportamiento: Los perros con problemas de ansiedad suelen comer a gran velocidad y generalmente dejan de masticar, lo que pudiera parecer que están muertos de hambre, aunque comer muy rápido puede producir obstrucciones en el intestino o en la garganta.

Los perros tienden a comer rápido especialmente cuando están en manada, si hay dos o más perros en casa, este comportamiento suele ser frecuente pues siempre existe cierto nivel de competencia. Pero si tu perro es el único animal de la casa y aún así come a toda velocidad, la causa de esto puede ser médica.

– Síndrome de maldigestión/malabsorción: es el resultado de un déficit en la absorción intestinal de diferentes nutrientes, lo que produce heces abundantes y blandas. El alimento no nutre por lo tanto el perro está siempre con hambre.

– Otras enfermedades: como diabetes, obesidad, disfunción renal, etc.

Es esencial que lleves a tu mascota al veterinario para que le realicen las pruebas médicas pertinentes y determinen si esas ganas compulsivas de comer se relacionan con su estado de salud.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe más consejos como estos para que disfrutes aún más la experiencia de compartir tu vida con un peludito de cuatro patas.