¿Tristeza en los perritos? Cómo detectarla y combatirla

Tal como sucede en las personas, también se pueden detectar cuadros de desánimo y tristeza en los perritos. Esto prende las alarmas ya que ver sufrir a nuestros peluditos es algo que nunca queremos enfrentar.

El primer paso es definir si se trata solo de tristeza o si su estado de ánimo tiene que ver con un problema originado por una falencia en su salud. Para esto la ayuda de tu veterinario es indispensable, así podrás descartar si su cuadro es clínico.

Tal como menciona The American Society of Animal Behavior, la depresión en los perros tiene síntomas similares a la depresión en los seres humanos. Observa si tu mascota presenta estas señales: cambios en los hábitos de alimentación y sueño, comportamiento antisocial y de ausencia, falta de interés en actividades que le solían gustar.

Estas son las conductas asociadas a la depresión en caninos:

  1. Alimentación: presenta mucha apetito o casi nada, si percibes que cambian radicalmente sus hábitos de alimentación revisa así mismo su peso, ya que puede verse igualmente afectado.
  2. No juega: supervisa si cuando está rodeado de otros perros no tiene interés por interactuar con ellos y cada vez son más escasas las actividades que realiza, como correr o salir a caminar.
  3. Sueño: día a día muestra interés en permanecer en cama y no se levanta mucho de ella. Sus hábitos de sueño también cambian de repente ya que suelen dormir más tiempo.
  4. Insomnio: también hay casos donde los perros por el contrario son incapaces de conciliar el sueño, debido a su ansiedad incrementa su incomodidad y como están inquietos, no duermen.
  5. Conducta atípica: los peluditos en esta condición pueden presentar conductas fuera de lo normal, como gemir, llorar frecuentemente, ir de un lado a otro, apegarse excesivamente al amo o esconderse. También pueden demostrar comportamientos autodestructivos como golpearse contra las paredes, automutilarse o dejar de comer completamente.

Algunas de las causas por las cuales tu perro puede tener depresión son:

-Una mudanza o un cambio de rutina.

-Cambios de clima, cambio en la temperatura, ya sea mucho frío o mucho calor.

-Haber pasado por una situación familiar estresante.

-La muerte de otro animal con quien convivió o era muy cercano.

-La muerte de su amo, o un miembro de la familia con quien estaba acompañado durante mucho tiempo.

-La llegada de una nueva mascota o un nuevo bebé.

Cuidado con los antidepresivos*

Nunca automediques a tu perrito, visita tu veterinario de confianza para que con un diagnóstico preciso, pueda recetar las medicinas adecuadas. A pesar de que los antidepresivos son un recurso que puede ser de utilidad cuando la depresión en tu perro es causada por un desequilibrio químico, nunca son adecuados si no son recetados por un veterinario. Los medicamentos para perros deprimidos son los mismos que se prescriben para los humanos, pero las dosis cambian.

Ideas para consentir a tu peludito triste

  1. Dedícale tiempo a tu mascota, juega más seguido con él e inclúyelo en tus actividades cotidianas.
  2. Identifica las cosas que le gustan y con las que se sienta cómodo, no lo obligues a hacer lo que no quiere, podrías llevarlo a caminar, correr, hacer ejercicio, a pasear en coche.
  3. Demuéstrale cariño, a veces lo único que necesita tu perro son caricias y abrazos.
  4. Prémialo por un comportamiento positivo. Cuando muestre signos de felicidad, recompénsalo con una golosina y acarícialo.
  5. Dedícale tiempo y mantenlo ocupado. Si la causa del trastorno es un cambio en el ambiente, como una mudanza o una modificación en su rutina, lo mejor es dedicar algún momento del día para sacar a tu perro fuera de casa, esto lo ayudará a su estimulación mental.
  6. No lo estimules demasiado. Trata de no estimularlo constantemente si está deprimido a través de premios y golosinas, ya que puede asociar que está siendo compensado por ese comportamiento o padecimiento negativo.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe más consejos como estos para que disfrutes aún más la experiencia de compartir tu vida con un peludito de cuatro patas.