¿Tu perro tiene obesidad? Enfrenta esta realidad

La obesidad es un problema médico que preocupa a muchos padres perrunos, ya que sus peluditos demandan comida varias veces al día y una incorrecta administración puede generar complicaciones que comprometan su salud.

Un perro sano es igual a una mejor calidad de vida, por esto es importante cuidar determinados aspectos como su peso. La obesidad es una realidad que según estudios afecta cada vez a más mascotas. En el mundo, más de la mitad de los perros y gatos sufre de sobrepeso, pero solo una cuarta parte de sus amos lo detecta. 

Sobrepeso en mascotas

Una encuesta realizada por Mars Petcare a nivel mundial arrojó interesantes resultados acerca de los problemas en la alimentación de las mascotas. Más de 5.300 entrevistados revelaron que desconocen la cantidad de comida que necesitan sus peluditos.

Causas de la obesidad que puedes evitar:

– El 70% de los amos no se da cuenta del sobrepeso de su mascotas porque el 40% de ellos, no los pesan constantemente y un 22% nunca ha pesado su perro. Hábito que debe realizarse periódicamente.

– ¿Alimento = felicidad? Esta operación no se cumple en ningún caso, sorprendentemente el 54% de los amos sirve porciones de comida cada vez que su mascota lo solicita y el 50% de ellos no mide las raciones de comida que les suministra.

– El amor no es excusa: más de la mitad de los padres perrunos le da dulces a sus mascotas para brindar más cariño de su parte, incluso piensan que la comida es muestra de su amor. Éste es un hábito que puede descontrolarse y ocasionar daños en la salud de los perritos. 

Por otro lado, una vez que tu peludito sea diagnosticado con esta condición, hay que seguir el tratamiento asignado por el veterinario, que consiste en seguir una dieta balanceada (baja en grasa y con cantidades adecuadas de alimento) y actividad física. Sin embargo, este tipo de programas pueden ser difíciles de aplicar y controlar adecuadamente. De hecho, los amos se pueden enfrentar situaciones en las que su perro pida comida, y no le guste la dieta ni el ejercicio, así la frustración al no obtener resultados, también puede provocar insatisfacción con el tratamiento y generar falta de motivación para continuar.

Prevención:

Lo más recomendable es prevenir y tratar con disciplina los hábitos de tu mascota, aquí compartimos algunas precauciones:

  1. Sé proactivo promoviendo un estilo de vida sano para tu mascota. Pesa y anota el consumo de alimentos, para medir la ingesta de los mismos. Evita la comida “extra” y promueve la actividad física mediante sesiones de ejercicios y de juego.
  2. La esterilización puede provocar aumento de peso. Es recomendable programar 2 o 3 controles de peso durante los primeros 6-12 meses tras la esterilización, para identificar los animales con riesgo de sobrepeso y corregirlo antes de que sea un problema.
  3. Ejerce un control de peso en cada visita al veterinario. El peso y el índice de condición corporal son parte de una exploración física estándar ya que permiten detectar cambios sutiles, con esto se identificará cualquier ligera pérdida de peso, que pudiera ser el primer signo de alguna enfermedad grave.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe más consejos como estos para que disfrutes aún más la experiencia de compartir tu vida con un peludito de cuatro patas.